Foro Empresas Innovadoras

Switch to desktop Register Login

Superadministrator -

Superadministrator -

Hi my name is Bob Urichuck and I have been the SEO Director on Business Financial Inc. More than 5000 employees support BF Inc outsourcing business, delivering a seamless customer service experience to our client.

URL del sitio web: http://www.gavick.com Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

 

Por un país innovador

JOSÉ VARELA
 
18 JUN. 2018
 
 
 
 
 

  

No abre telediarios, y en la mayoría de ocasiones, ni siquiera se hacen eco de ello. No consta entre las prioridades de la agenda política de ningún partido; como mucho se solventa con una vacua e intrascendente aseveración, conformada con un verbo del tipo “mejorar”, “fomentar”, “impulsar”, pero sin profundizar o describir algún detalle, medida, presupuesto o acción que haga sospechar que hay algo más que un mera declaración al uso. Y mientras tanto, España languidece en uno de los parámetros económicos más importantes para cualquier economía que quiera presumir de moderna, sostenible y de futuro, justo en uno de los momentos históricos en el que la Innovación – tecnológica- adquiere un valor más decisivo. Sí, hablamos de Innovación.

Se trata de un debate de palabras y números. El mediático y político, se cierne sobre las primeras. El declive de la Innovación en nuestro país, se deduce de los segundos.

Los indicadores, métricas, estadísticas y cifras de todo tipo y origen se empeñan en demostrar que España sufre la mayor crisis de su historia en términos de innovación, investigación y desarrollo. Desde el European Innovation Scoreboard al más internacional Global Innovation Index, pasando por el reconocido Bloomberg Innovation Index, en todos y cada uno de ellos, se demuestra, en el mejor de los casos, la parálisis de nuestro tejido productivo en términos de innovación, cuando no se afirma, directamente, su progresivo y pertinaz empeoramiento.

 ARTÍCULO COMPLETO

José Varela es miembro del Foro de Empresas Innovadoras y consultor en Regulación en Telecomunicaciones y Sociedad de la Información y Digitalización en UGT.



TEXTO COMPLETO


Por un país innovador

 

 

JOSÉ VARELA
 
18 JUN. 2018
10 minutos
 
  •  
  •  
 
 
 
 
 
 
La Innovación con mayúsculas, la Investigación, el Desarrollo, la Ciencia, la Tecnología deben empezar a copar titulares. / Matthew Hamilton / Unsplash

No abre telediarios, y en la mayoría de ocasiones, ni siquiera se hacen eco de ello. No consta entre las prioridades de la agenda política de ningún partido; como mucho se solventa con una vacua e intrascendente aseveración, conformada con un verbo del tipo “mejorar”, “fomentar”, “impulsar”, pero sin profundizar o describir algún detalle, medida, presupuesto o acción que haga sospechar que hay algo más que un mera declaración al uso. Y mientras tanto, España languidece en uno de los parámetros económicos más importantes para cualquier economía que quiera presumir de moderna, sostenible y de futuro, justo en uno de los momentos históricos en el que la Innovación – tecnológica- adquiere un valor más decisivo. Sí, hablamos de Innovación.

Se trata de un debate de palabras y números. El mediático y político, se cierne sobre las primeras. El declive de la Innovación en nuestro país, se deduce de los segundos.

Los indicadores, métricas, estadísticas y cifras de todo tipo y origen se empeñan en demostrar que España sufre la mayor crisis de su historia en términos de innovación, investigación y desarrollo. Desde el European Innovation Scoreboard al más internacional Global Innovation Index, pasando por el reconocido Bloomberg Innovation Index, en todos y cada uno de ellos, se demuestra, en el mejor de los casos, la parálisis de nuestro tejido productivo en términos de innovación, cuando no se afirma, directamente, su progresivo y pertinaz empeoramiento.

En la comparativa europea, la Comisión Europa describe a nuestra economía con un eufemístico “moderate innovator” –moderate también tiene la acepción de mediocre-, ubicándonos, comparativamente, muy lejos de los países punteros, y entre estados como Malta y Lituania, que no suelen distinguirse por su dinamismo tecnológico. Sin lugar a dudas, ostentar la posición 17 en Innovación, de 28 países miembros, cuando somos la cuarta economía europea, no es un puesto para sentirse orgulloso ni satisfecho.

Pero la verdadera mala noticia se deriva de la tendencia plurianual: el indicador de innovación total de España desciende 1,8 puntos entre 2010 y 2016 (de 80,1 a 78,3), siempre por debajo de la media comunitaria.

Entre las debilidades señaladas por Europa, que luego veremos igualmente destacadas en otros indicadores, están las consabidas sobre financiación pública (escasa o nula) y la ausencia de empresas innovadoras (especialmente PYMES). Entre las fortalezas, despunta nuestro Capital Humano, gracias al número y preparación de nuestros universitarios y doctores, un lujo lamentablemente desperdiciado.

El European Innovation Scoreboard dispone, además, de un desglose de sus métricas por regiones y CCAA, que reflejan una evidente disparidad: mientras una única CCAA es distinguida con el calificativo de “innovador intenso” –strong innovator-, el resto se debate, casi a partes iguales, entre los diversos grados de “moderación innovadora”.

Yendo ahora de lo local a lo global, el Global Innovation Index confeccionado por la Universidad de Cornell, INSEAD, y la World Intellectual Property Organization (WIPO), reitera, de forma casi calcada las conclusiones de la Comisión Europea.

Así, nos encontramos muy lejos del grupo de líderes mundiales, donde encontramos a ocho estados europeos en el top ten, relegando a España al puesto 28 de 127 países analizados, repitiendo el puesto del año anterior, a pesar de seguir siendo la 13ª economía del mundo.

El detalle de los indicadores aporta curiosas conclusiones: una inadmisible 88ª posición en gasto en formación sobre el PIB, que choca, paradójicamente con el grado de preparación de nuestros universitarios (sexta posición mundial); una excelente nota en infraestructuras TIC y servicios públicos online, mientras nuestra tasa de crecimiento del PIB/trabajador se va hasta el puesto 78. Parece evidente que, si nuestra inversión en educación es tan ínfima y el reparto de la riqueza tan desigual, difícilmente podremos construir un ecosistema innovador. Lo mismo podríamos concluir con la inversión general en I+D: abochorna compararnos con otros países y ponernos como ejemplo de economía en franco retroceso en aspectos como Gastos de las empresas en I+D o Gasto interno bruto en I+D.

La foto fija que esbozan los tres informes es obviamente negativa, pero quizá no refleje la verdadera dimensión del declive de la innovación en España. El INE nos facilita esta comprensión, cuando se hace un ejercicio de retrospectiva: en la última década han desaparecido casi dos tercios de las empresas innovadoras en tecnología. Este ocaso mercantil, que no solo ha acaecido entre empresas tecnológicas, sino que ha sido transversal a todo nuestro tejido productivo, sí ha sido más agudo entre estas. Entre 2006 y 2016 el peso de las empresas innovadoras ha descendido a la mitad: desde un 25% a un 12,75%.

Es evidente que el panorama es desolador, incluso desalentador, pero no todo está perdido si se comienza a actuar, con inmediatez, con eficiencia y con criterio. Huelga afirmar que el trasfondo que explica esta situación es una compleja mixtura de factores dinerarios, políticos, culturales y de propia idiosincrasia empresarial. Ninguna es irresoluble, pero todas pasan por una acción política, estatal y gubernamental que ejerza un papel tractor y vertebrador.

Así, nuestra reiterada costumbre de llegar tarde a cualquier revolución industrial puede revertirse si nos sumamos, con vocación de liderazgo, a esta transformación digital. Nuestra morfología empresarial, de corta escala y excesivamente poblada de microempresas, se puede reestructurar con los incentivos fiscales y financieros adecuados. El lastre que supone que el 66% de nuestra economía resida en sectores con media o baja vocación tecnológica puede cambiarse si decidimos entre todos, cambiar para siempre nuestro modelo productivo hacia uno de vanguardia, sostenible, anticíclico e innovador.

Pero para que todo esto acontezca, debemos pasar de la apatía política a la implicación pública. De discursos de continente a acciones con contenido. De palabras generalistas a hechos concretos. Y nada de esto será posible si la Innovación con mayúsculas, la Investigación, el Desarrollo, la Ciencia, la Tecnología no empiezan a copar titulares, a cubrir la agenda política, a tenerse en cuenta, de verdad, para la construcción de un país con futuro, moderno, sostenible y de progreso.

José Varela es miembro del Foro de Empresas Innovadoras y consultor en Regulación en Telecomunicaciones y Sociedad de la Información y Digitalización en UGT.

 
 

Pedro Duque se fija como objetivo que España esté “en el pelotón de cabeza”

Mejorar la financiación de la I+D+i y la ciencia e impulsar la nueva Ley de Universidades, primeras exigencias del sector

 
 
 
 

 


Para José Molero, presidente del Foro de Empresas Innovadoras, “mezclar las tres áreas es muy acertado  porque son tres patas de un sistema  que no puede funcionar sin alguna de ellas”. En la misma línea Ion Arocena, director general ASEBIO, ha manifestado que “la recuperación de este Ministerio es una noticia excelente para la ciencia española por ponerla de nuevo en el foco de la agenda política”. Y desde la Federación Española de Entidades de Innovación y Tecnología (Fedit), su director Áureo Díaz-Carrasco ha dicho que “recuperar este Ministerio “es un hecho muy positivo porque uno de los problemas que tiene la ciencia y la tecnología en España es su falta de visibilidad” a nivel mediático y político.

 

En cuanto al perfil del nuevo ministro, Luis Fernando Álvarez-Gascón, director general de GMV (donde Pedro Duque dio sus primeros pasos a nivel profesional) y miembro también del Foro de Empresas Innovadoras, ha destacado que es “un ejemplo de crecimiento en los ámbitos científico y tecnológico, en un contexto internacional, y de conexión entre los ámbitos de la universidad, la empresa y las instituciones”. Y Ion Arocena de ASEBIO ha recordado que Duque “ha dado su apoyo a las movilizaciones de científicos contra los recortes en ciencia, asegurando que si no se invertía en I+D, España se hundiría. Además, es conocedor de la gestión empresarial de una compañía intensiva en inversión en investigación y desarrollo”.

Artículo completo


PONENCIAS

Jornada Científica sobre el impacto y el valor de la Ciencia: nuevas perspectivas y aproximaciones para su evaluación

 Ciencias Sociales | Madrid, 9 de abril de 2018

 

  • Mireille Chiroleu-Assouline 
  • "Algunas reflexiones sobre el impacto de la ciencia"
  • Université Paris 1 Panthéon-Sorbonne. 
  • Leonie Van Drooge
  • "Evaluación del impacto: hacia un proceso integrado y conjunto"


  • Rathenau Instituut. La Haya


  • Vitor Duarte Corado Simóes

  • "¿Por qué la ciencia necesita crecientemente la tecnología?"

  • Lisbon School of Economics & Management (ISEG). 

  • Magnus Gulbrandsen
  • "El proceso del impacto visto desde el lado del usuario"

    TIK Centre for Technology, Innovation and Culture, University of Oslo. 



  • Jakob Edler
  • "Para una mejor comprensión del impacto del conocimiento científico sobre las políticas. Hacia una conceptualización de las condiciones en que se hacen las políticas"

    Manchester Institute of Innovation Research. Manchester. 



  •  Ismael Ráfols

  • "Sobre la alineación de las agendas de investigación con las necesidades sociales"

  • Ingenio. CSIC-Universidad Politécnica de Valencia. 

  • Pierre-Benoit Joly 

  • "Evaluación y mejora del impacto social de la investigación. La aproximación desde ASIRPA"

  • INRA. Directeur du Laboratoire Interdisciplinaire Sciences Innovations Sociétés. 

  •  

  • Jordi Molas
  • "El análisis de las interacciones. Una aproximación distinta a la evaluación de la investigación"

  • Ingenio. CSIC-Universidad Politécnica de Valencia. 



  • Paul Wouters
  • "Cartografiando: las interacciones como base para medir el impacto"

  • Leiden University. 

 



RIO Country Report 2017: Italy

Mi, 25 Abril 2018 20:12

JRC SCIENCE FOR POLICY REPORT

RIO Country report 2017: Italy

Research and Innovation Observatory country report series 

Nascia, L., Pianta, M, La Placa, G.

 


The R&I Observatory country report 2017 provides a brief analysis of the R&I system covering the economic context, main actors, funding trends & human resources, policies to address R&I challenges, and R&I in national and regional smart specialisation strategies. Data is from Eurostat, unless otherwise referenced and is correct as at January 2018. Data used from other international sources is also correct to that date. The report provides a state-of-play and analysis of the national level R&I system and its challenges, to support the European Semester.

 

Summary

Main R&I challenges and policy responses

 The low level of business R&I activities and unfavourable framework conditions

Business R&I activities have remained low, far below EU averages. The Italian economy is characterised by an overwhelming majority of small and micro enterprises active in industries with a low R&D intensity. The tight lending conditions and the small scale of the venture capital market are also hampering innovation activities, especially for new, small, innovative companies 

 The public sector funding of R&I

Preserving the activities of the public research system and of Italy's universities is a serious challenge, in particular after the budget cuts affecting R&D expenditure and university staff; limited job opportunities are currently available for researchers in the public sector; and outward migration of researchers and Italians with tertiary education is increasing.

 Governance and management of the R&I system and policies

The Italian R&I system has been characterised by a number of issues affecting the management of R&I policies: fragmentation of strategies, with many initiatives at both national and regional levels; delays in the implementation of measures; and instability regarding budget availability and allocations. For universities and PROs evaluation activities have expanded and are used as the basis for merit-based funding.

 Addressing territorial disparities

Italy has long suffered from large divergences between the North and the South with respect to economic structures, technological activities, incomes, unemployment, female participation, etc. The impact of the recession has been more severe in the South and several policies – including the allocation of university funds – have reduced available resources for the South.

Smart specialisation

In 2015, MISE and MIUR validated the national Strategy of Smart Specialisation 20152020, approved in April 2016 by the EU Commission. The Strategy identified five national thematic areas and twelve regional thematic areas of specialisation. The PNR 2015-2020 has been organised accordingly around the five national areas and twelve regional areas of specialisation.

In 2016, the agency for territorial cohesion, in charge of monitoring RIS3, published the national strategic document on RIS3, which outlines the efforts towards integration of policy measures and R&I programmes. The Agency has worked on the standardisation of regional monitoring indicators.

In 2016, each region released a regional strategy with a regional monitoring system, usually with attention also to other innovation policies, such as the Start-up law and innovative financing tools. The policy instruments available for the implementation of the national strategy are described in the national strategic document and are integrated with current measures for R&I.

RIS3 areas have been included in the PON (Piani Operativi Nazionali) and Regional Operational Programmes for the use of European Structural Funds


Local research systems, including universities and PROs, are considered as a major stakeholder of RIS3 and in some cases they are included in the governance bodies. Public-private partnerships are widely encouraged by the RIS3 national framework since their weak diffusion is considered as a factor of weakness of Italy’s R&I system, as argued by the SWOT analysis of the strategic document.

A large policy effort has been developed around the Smart Specialisation Strategy; however, its implementation is still at an early stage at both the national and regional levels; a proper assessment of its operation and impact is not yet available.

Foreword

This report offers an analysis of the R&I system in Italy for 2017, including relevant policies and funding, with a particular focus on topics of critical importance for EU policies The report identifies the main challenges of the Italian research and innovation system and assesses the policy responses implemented. It was prepared according to a set of guidelines for collecting and analysing a range of materials, including policy documents, statistics, evaluation reports, websites, etc. The quantitative data are, whenever possible, comparable across all EU Member State reports. Unless specifically referenced all data used in this report are based on Eurostat statistics available in August 2017. The report contents are partly based on the RIO Country Report 2016 for Italy (Nascia et al. 2017).

Acknowledgements

Extensive comments from the European Commission DG RTD and from Francesco Di Comite of DG JRC are gratefully acknowledged. The authors acknowledge as well the useful and constructive comments from Luciano Catani from the Ministry of Education, Universities and Research during the preparation of this country report.

Authors
Leopoldo Nascia, ISTAT, Istituto Nazionale di Statistica (Rome, Italy).

Mario Pianta, Università degli Studi di Urbino Carlo Bo (Urbino, Italy). Giovanni La Placa, European Commission, Directorate-General Joint Research Centre, (Brussels, Belgium)

This Report does not necessarily reflect the views of the affiliating institutions of the authors.


[Referencing/citing this report
How to cite this report: Leopoldo Nascia, Mario Pianta, Giovanni La Placa; RIO Country Report 2017: Italy; (forthcoming)]


TEXTO COMPLETO:  https://rio.jrc.ec.europa.eu/en/country-analysis/Italy/country-report

 

   

 

 

 

 

 

Foro Empresas Innovadoras©2016

Top Desktop version