Foro Empresas Innovadoras

Switch to desktop Register Login

2014 (8)

2014

CELIA SANCHEZ RAMOS

Esta mujer que observa por una lente como si lo incalculable de vivir fuese a descifrarse detrás del cristal ha creado 13 familias de patentes, es directora del departamento de Optiometría y Visión en la Complutense y en 2010 ganó el Gran Premio de Invenciones de Ginebra por la creación de un filtro que protege la retina y previene la ceguera. Celia Sánchez-Ramos estrenó el mundo en Zaragoza, en 1959. LEER MAS

 

 

 

Ma, 10 Febrero 2015 13:16
Publicado en 2014
Escrito por
Leer más ... 0

Investigación e innovación: un nuevo instrumento para una relación compleja

José Molero

10/01/2015

La necesidad de obtener un mejor rendimiento social y económico de la investigación es prioritaria y requiere tener en cuenta tres aspectos cualitativos básicos: la profunda heterogeneidad de la innovación, que las acciones no deben recaer únicamente sobre el mundo de la investigación, sino que tienen que estar acompañadas por otras dirigidas a las Administraciones y a las empresas, y que el papel de la investigación económica y social es esencial para orientar adecuadamente las actuaciones y evaluar los resultados de forma rigurosa e independiente. LEER MAS

Ma, 13 Enero 2015 19:03
Publicado en 2014
Escrito por
Leer más ... 0

http://www.farodevigo.es/opinion/2014/10/14/empresas-investigacion-desarrollo-id-preocupantes/1111572.html

Empresas de investigación y desarrollo (I+D): preocupantes resultados

Empresas de investigación y desarrollo (I+D): preocupantes resultados

21.10.2014 | 14:25

Es sabido que la investigación, el desarrollo y la innovación son un factor clave en la capacidad de crecimiento, el aumento de la productividad y el desarrollo de cualquier economía. Con el objetivo de ver qué está pasando con este factor durante estos años de crisis en España, se han analizado las cifras que arroja el Panel de Innovación Tecnológica (PITEC) que sigue la trayectoria de un significativo número de empresas españolas, mayoritariamente innovadoras, de todos los sectores y tamaños.

Pues bien, las cifras son bien elocuentes. Muestran que el esfuerzo innovador (gasto en innovación por empleado) cae de manera sostenida durante este periodo de crisis, a la vez que el desempeño innovador (cifra de negocios vinculada a la venta de nuevos productos) desciende de manera significativa desde el comienzo de la crisis financiera, pero se deteriora más intensamente a medida que la crisis se prolonga en el tiempo, lo que estaría mostrando el efecto negativo, y cada vez más intenso, de la disminución del gasto en innovación sobre la capacidad de vender nuevos productos por parte de las empresas españolas.

Además, este deterioro es mayor entre las empresas del sector servicios que en las del sector industrial, tanto si se tiene en cuenta el esfuerzo innovador como el desempeño innovador. Deterioro tanto más grave si se tiene en cuenta que los servicios representan nada menos que las dos terceras partes de la economía española.

Por otra parte, puesto que el ámbito por excelencia de las actividades innovadoras son las ciudades y éstas son los espacios más dinámicos de la economía, se producirán dos efectos adversos: el bloqueo del progreso técnico y de la reactivación económica que aparece en primer lugar en las áreas urbanas.

Estos datos permiten llamar la atención sobre las consecuencias que la economía española podría estar sufriendo, hasta tal punto que pueden representar un lastre para su recuperación futura. Es sabido que un rasgo fundamental del desarrollo de una economía es la capacidad de generación de nuevos productos para ampliar la cartera de pedidos, aumentar el número de clientes y ganar presencia en los mercados nacionales e internacionales. Esto es así porque las caídas del esfuerzo y del desempeño innovador afectan negativamente al incremento de la productividad de la economía, a las fuentes de competitividad (menores costes y precios, y mayores niveles de calidad) y al crecimiento económico.

Al mismo tiempo, podría estar sucediendo que dicha caída del esfuerzo innovador esté influyendo, con seguridad de forma negativa, en la generación, acumulación y gestión del conocimiento, en el proceso de aprendizaje por parte de las empresas y en la incorporación de los avances tecnológicos de los países más avanzados, así como en el desarrollo de la capacidad nacional para generar innovación propia.

Parece lógico afirmar que esa caída del esfuerzo innovador influye asimismo negativamente en la inversión en tecnología, impide el desarrollo de los sectores intensivos en conocimiento y no estimula la demanda de trabajadores de alta cualificación y remuneración, obligando a los mejor preparados para desempeñarlos a buscar oportunidades de trabajo en otros países más desarrollados.

La innovación de productos, al crear nuevos productos, genera demandas adicionales en los mercados y, si la demanda de productos más antiguos no se ve afectada, puede aumentar la demanda agregada de la economía, dinamizando la creación de nuevos puestos de trabajo. La aparición de esta nueva estructura productiva requiere de los trabajadores nuevos perfiles profesionales y la permanente adaptación de los mismos a través de la formación continua a lo largo de toda su vida laboral. En caso contrario, se producirá una falta de adaptación de la fuerza laboral a las necesidades de los nuevos puestos de trabajo. De ahí, la urgente necesidad de políticas activas en el mercado laboral.

Se sabe también -por los hallazgos de otros estudios- que un mayor esfuerzo en actividades innovadoras promueve nuevas actividades de investigación y desarrollo (I+D), genera empleo en el propio ámbito de la I+D, aumenta el registro de patentes, incrementa las ventas, reduce los costes, y amplía la diversificación del negocio de las empresas mediante la apertura de nuevos mercados internacionales.

En definitiva, deseamos alzar nuestra modesta voz de alarma para que advertir que bajar los brazos en materia de esfuerzos en innovación puede provocar/está provocando ya serios efectos negativos en materia de capacidad productiva, crecimiento, creación de empleo y competitividad de la economía española.

* Universidad Autónoma de Madrid

Ma, 28 Octubre 2014 00:00
Publicado en 2014
Escrito por
Leer más ... 0

Relocalizar la industria española

Juan Mulet. EL PAIS. 27/04/2014

Hay suficiente evidencia empírica para afirmar que la defensa a ultranza de una industria nacional es causa de importantes ineficiencias económicas. Quiero creer que esta es la principal razón de la tan repetida frase: "La mejor política industrial es la que no existe". Pero hoy tenemos también evidencia de que los países que han deslocalizado su fabricación no solo pierden su capacidad manufacturera, sino que en muy pocos años pierden sus competencias para diseñar y desarrollar nuevos productos y servicios y, en consecuencia, difícilmente mantienen su modelo económico y social en el actual mercado global.

Para leer el artículo completo pinche aquí.

Lu, 28 Abril 2014 09:48
Publicado en 2014
Escrito por
Leer más ... 0

¿Se atreve Europa a soñar?

InfoLibre. 17/04/2014. Carlos Álvarez Pereira

Anda el "establishment" europeo oficialmente preocupado por la desafección ciudadana. Con el propósito de evitar que el Europarlamento se llene de voces críticas, oímos un discurso de relegitimación de la UE que apela a las muchas cosas buenas que nos ha aportado, es decir a los frutos del pasado y no a nuestros deseos de futuro.

Desde la autocomplacencia de quien no tiene entre los suyos a los sufridores de la crisis, las élites nos dicen que ésta hubiese sido peor sin el euro (un contrafactual indemostrable que sirve de poco a los que van perdiendo la esperanza) y que la salvación está en una unión bancaria por concretar (lo que malamente puede movilizar a millones de ciudadanos desconfiados de los bancos y de su poder).

Y para el futuro, las visiones institucionales proponen construir lentamente una unión política capaz de competir con mayor eficacia en el tablero global, del que damos por hecho que va a ser cada vez más agresivo y para el que empezamos a envidiar el poder militar del que disponen otros. Es decir, el futuro de la UE en el siglo XXI sería construir un Estado del siglo XX, por no decir del XIX.

Con esto ya renunciamos a construir nuestros sueños, asumimos como dato que la única globalización posible es la que impera ahora y dejamos a los ciudadanos atrapados entre la competencia de países con mucho menos Estado del bienestar que nosotros y la presión de gobernantes que nos proponen un menú hecho de austeridad presupuestaria y rebaja generalizada de salarios.

¿Cuesta entender porqué esto no genera ilusiones? ¿Cómo entusiasmarse cuando la única receta que oímos es la misma ortodoxia que nos llevó a la crisis? ¿Acaso sorprende que una Europa presente y futura con millones de mini-sueldos alimente los miedos, los resentimientos y las utopías regresivas?

Mi personal diagnóstico es que en rebelión respecto a la sociedad a la que sirven, las élites europeas ya no se atreven a soñar. Y como siempre, si renunciamos a construir sueños la realidad se pone a fabricar pesadillas. Cuando dejamos de imaginar algo más complejo y hermoso que lo que tenemos, abrimos la puerta a nuestros miedos y al cerebro de reptil que todos llevamos dentro.

En Europa esta renuncia viene de antiguo, del suicidio colectivo que los políticos de múltiples tendencias cometieron en los años 80 cuando empezaron a explicarnos que en realidad la política no es lo importante, que lo que importa para el futuro son los mercados, la iniciativa privada, la innovación tecnológica y el consumismo financiado.

Y cuando los propios políticos nos repiten que la política ya no importa, ¿cómo pretenden que les hagamos caso en algo? El error es trágico porque tecnificación y globalización no reducen la importancia de la política. La realidad es y seguirá siendo política, y no menos sino más que antes. Política porque nuestro camino se va haciendo por el juego de interacciones entre actores con autonomía de decisión. Más política precisamente porque crecen a la vez el número de actores y la densidad de conexiones entre ellos, en todas las escalas. El resultado de ese error de cálculo ha sido reducir el ámbito de la democracia, aumentando mucho el poder de actores no representativos.

En aquel suicidio de la política democrática colaboramos todos, porque el populismo realmente existente de entonces y ahora nos convenció de una idea poderosa pero falsa, que la persecución egoísta de los intereses individuales es el mecanismo que genera el bien común. Poderosa porque moviliza a mayorías que optan por el egoísmo como paliativo de sus miedos, pero falsa porque ahonda las desigualdades de todas clases y la concentración de riqueza y poder en pocas manos, y por tanto reduce las potencialidades de la gran mayoría.

Así que, en lugar de inventar nuevas formas de hacer política y de concebir el Estado, nos lanzamos con entusiasmo a la "globalización competitiva", un juego ajeno promovido por ciertas élites de EE.UU. y Reino Unido con su propia agenda e intereses, convencidas de que a ese juego tenían mucho que ganar por disponer de mejores herramientas que nadie, incluido el poder militar.

La Historia les ha dado la razón, en primera instancia. Pero en ese juego de ganadores y perdedores, el ganador inicial puede no serlo indefinidamente. Y más allá de que hoy o mañana sea China la gran ganadora, la globalización competitiva es una apuesta de crecer o morir, en la que todos terminaremos siendo perdedores porque fabrica a marchas forzadas una fractura cada vez mayor entre nuestro modo de vida y los recursos que nos proporciona el matrimonio de la Tierra y el Sol. Frente al imperativo ecológico que será la gran fuerza determinante del siglo XXI, la actual globalización es una aceleración constante hacia el abismo.

Ya es hora de (re)construir otro sueño. Y Europa es quien mejor podría hacerlo. Por incompleto que haya sido el desarrollo de su concepto original y salvo el notable precedente de Suiza a pequeña escala, la Unión Europea fue más capaz que nadie de combinar prosperidad y cohesión social, identidades fuertes y ausencia de violencia hacia dentro y hacia fuera, democracia y eficacia y, en una medida todavía incipiente, desarrollo humano y preservación del ecosistema.

Éste es el producto que debemos exportar al mundo, con la ventaja de que sus beneficios se incrementan para todos cuantas más veces sea copiado. Para ello no debemos encerrarnos en nosotros mismos, sino todo lo contrario, reinventar la globalización actual y transformarla en algo diferente, en el "internacionalismo incluyente" que fue el verdadero motor de la mejor construcción europea.

Esto supone soñarnos como un futuro para el mundo, pero desde la absoluta humildad de quien sabe que ha producido lo mejor y lo peor, Mozart y el nazismo. Y también supone una transformación más fundamental, de calado antropológico, sin la cual la Humanidad no tiene futuro: ya es hora de que la Historia deje de ser un campo de batalla para machos alfa (de ambos sexos) y se reinvente en el cuidado del jardín que todos compartimos, con una mano más femenina que masculina. Al fin y al cabo Gaia, nuestra Madre Tierra de la que llevamos abusando mucho tiempo, nos está diciendo, como cualquier madre sensata, que nos dediquemos a desarrollar nuestros talentos y a ser felices, no a acumular cosas inútiles y a matarnos entre hermanos.

Tal vez con un nuevo relato de este tipo, de una Europa capaz de entregarse para construir un mundo en paz consigo mismo y con el planeta, un mundo incluyente, sostenible y en femenino, se pueda volver a ilusionar a una ciudadanía europea que en ciertos momentos fue capaz de avanzar más que nadie por ese camino.

Lo sé, todo esto suena utópico, porque se basa en creer que el mecanismo que genera el bien común, el que reconcilia belleza y verdad, es la reproducción social de nuestra generosidad innata, aquella misma con la que desde siempre nuestras madres nos dan la vida. Pero dice Edgar Morin que hoy la única posibilidad realista es ser utópicos. ¿Nos atrevemos a soñar?

Mi, 23 Abril 2014 10:47
Publicado en 2014
Escrito por
Leer más ... 0

Entrevistas a Jakob Elder y Jag Fagerber: "Innovación al día"

7 abril 2014. INNOVASPAIN

Jakob Elder, director del MIoIR: "El fracaso es esencial para la innovación"

La Fundación Ramón Areces, el Foro de Empresas Innovadoras y el Institute of Research on Innovation (Irein) celebraron la semana pasada la jornada Nuevos enfoques sobre políticas de innovaciónque sirvió para dar a conocer públicamente a este último. Durante el desarrollo de esta sesión, expertos europeos ofrecieron un punto de vista novedoso sobre el estado de la I+D+i y sus ‘recetas’ sobre cómo deben orientarse estas políticas para alcanzar resultados favorables.

Para leer la entrevista completa pinche aquí

 


 

Un 'Big Bang' para la industria europea

Julián Pavón/ José Luis de la Fuente O'Connor, CINCO DÍAS, 01/04/14

Desde hace meses se nos anunciaba a bombo y platillo la cumbre europea de los pasados 20-21 de marzo en la que se pretendía relanzar, una vez más, la tan manida reindustrialización de Europa, así como la no menos esencial política energética. Esta vez parecía que de esa reunión, de acuerdo con unos planes de la Comisión sobre un renacimiento industrial europeo, iba a brotar un auténtico Big Bang. Los precedentes no permitían ser muy optimistas, pues se había pospuesto anteriormente una reunión al respecto, pero hay que agarrarse a estos buenos deseos y objetivos como a un clavo ardiendo. Lo acontecido, una vez más, decepciona.

Para leer el artículo completo pinche aquí


Los dilemas de España y propuestas casi imposibles: ¿Un gobierno de microbios?

Emilio Muñoz, MATERIA, 10/03/14

El autor, ex presidente del CSIC, invita a la economía "a abandonar su naturaleza cíclica, porque sin dar ese paso se antoja harto difícil que pueda dirigir al mundo hacia una perspectiva real de futuro sostenible"

Para leer el artículo completo pinche aquí

Ju, 03 Abril 2014 18:12
Publicado en 2014
Escrito por
Leer más ... 0

La Complutense, implicada en las próximas misiones al planeta Marte

TRIBUNA COMPLUTENSE. 27/02/2014

REMS, METNET, DREAMS, EXOMARS... son nombres de algunas de las misiones a Marte que ya están en marcha o que lo van a estar en breve. Lo que tienen en común todas ellas es que la Universidad Complutense participa de alguna manera en su desarrollo científico a través del Profesor Luis Vázquez, de la facultad de Informática y Miembro del Foro de Empresas Innovadoras.

Para leer el artículo completo pinche aquí.


Emilio Muñoz: El desafío de la I+D+I

13 de febrero de 2014. Emilio Muñoz,  Miembro del Foro de Empresas Innovadoras. The Bo Review of Human Arts

"Para evitar el hundimiento, debemos aligerar la carga y lanzar un tripulante por la borda. ¿Por qué no puede ser la I+D+i el tripulante sacrificado? (...)" - Emilio Muñoz ha sido presidente del CSIC y Director General de Política Científica.

Para leer el artículo completo pinche aquí.

Mi, 19 Febrero 2014 10:14
Publicado en 2014
Escrito por
Leer más ... 0

La futilidad del debate entre investigación básica y aplicada. Invocación a la cultura como prueba de tal inutilidad.

Los que trabajamos en el campo de las biotecnologías sabemos de la inutilidad de este debate que solo se puede lanzar por intereses discutibles en términos racionales o por una preocupante ausencia de cultura científica y tecnológica, es decir moderna e innovadora.

Para leer el artículo completo pinche aquí


 

La imprescindible reindustrialización de España

26 de enero 2014. Julián Pavón y José Luis de la Fuente O'Connor. EL PAÍS

Las recientes iniciativas sobre revitalización o política industrial de los Gobiernos de China, Francia, Reino Unido y Japón, la lectura de informes al respecto de afamadas consultoras y think tanks, así como el interesante libro de Andrés Muñoz Machado sobre política industrial, nos animan a aportar las siguientes consideraciones.

Para leer el artículo completo pinche aquí.


Modelo productivo y productividad

20 de enero de 2014. Juan Rubio Martín. EL ECONOMISTA

Desde mediados de los noventa la productividad del trabajo se encuentra en declive en comparación con el entorno, lo que, como todo problema acumulado, nos hace más vulnerables frente a una próxima recesión, si la hubiere.

Para leer el artículo completo pinche aquí.

Lu, 03 Febrero 2014 10:18
Publicado en 2014
Escrito por
Leer más ... 1

Foro Empresas Innovadoras©2016

Top Desktop version